radio online

programas01fa copy

Escuchar ahora: Música PC

Elementos filtrados por fecha: Lunes, 08 Abril 2019

La presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén, suscribía esta mañana los convenios de colaboración con 18 ayuntamientos de la provincia para la continuidad del Programa Crecemos, cuyo objetivo es facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral en el ámbito rural y que se incluye dentro del Acuerdo Marco de Cofinanciación que la Institución Provincial suscribe con la Junta de Castilla y León.

La Diputación de Palencia en su intención de crear servicios que mejoren las condiciones de vida de las personas que viven en el medio rural, sigue apostando por este programa, favoreciendo la creación de servicios y recursos que favorezcan el desarrollo personal y social de sus habitantes y facilitando la conciliación de la vida familiar y laboral, sin necesidad de irse a otros municipios con más recursos y creando empleo.

A acto de la firma de los convenios han acudido representantes, alcalde y concejales, de los ayuntamientos que vieron como gracias a este programa se ha dado servicio a las familias de 253 niños en sus municipios. 

Los municipios incluidos en este programa son: Alar del Rey, Ampudia, Astudillo, Baltanás, Barruelo de Santullán, Báscones de Ojeda, Cisneros, Frómista, Herrera de Pisuerga, Magaz de Pisuerga, Monzón de Campos, Osorno La Mayor, Paredes de Nava, Salinas de Pisuerga, Torquemada, Villada, Villarramiel y Villaumbrales (Cascón de la Nava). Se mantienen, además, las segundas unidades en Baltanás, Herrera de Pisuerga, Magaz de Pisuerga y Paredes de Nava. 

El objetivo de los convenios, cuya cuantía global alcanza los 256.509 € euros, es ejecutar y dar continuidad al programa Crecemos en cada uno de estos ayuntamientos, consistente en la prestación de un servicio de carácter asistencial para la atención de niños y niñas de 0 a 3 años, dirigido a facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar en el ámbito rural.  En ellos se fijan las aportaciones económicas, las obligaciones de ambas partes, justificaciones, apoyos técnicos, memorias, así como otros aspectos de interés para el desarrollo del programa Crecemos.

El programa en 2018 atendió a 253 menores de la provincia, con un incremento de un 3,2 % respecto al año anterior. La media fue de 11 niños por centro y en el 65,6  % de las unidades familiares de los niños trabajaban ambos padres, lo que alienta a ser positivos en lo referente a la conciliación de la vida laboral y familiar y a seguir cumpliendo con los objetivos que se persiguen, que tienen que ver con la mejora de las condiciones de vida en los pequeños municipios procurando fijar la población, desarrollar de manera integral los municipios de la zona rural crear empleo, ya que durante el año pasado  31 técnicos trabajaron en este programa.

Marco de financiación de los Servicios Sociales en Palencia. El programa está incluido en el Acuerdo Marco de Cofinanciación de los Servicios Sociales entre la Diputación y la Junta de Castilla y León y constituye un recurso en la zona rural para la atención de la Infancia de 0 a 3 años y establece una financiación compartida entre ambas administraciones, 

El Acuerdo Marco, que tiene su origen en la ley de Servicios Sociales de Castilla y León, garantiza la cofinanciación, por parte de la Administración Regional, de los Servicios Sociales que prestan las corporaciones locales. Se trata, por tanto, del principal instrumento de colaboración entre la Junta de Castilla y León y las corporaciones locales en esta materia. El programa Crecemos fue incluido por primera vez en 2012 año en este Acuerdo Marco.

Desde su inicio, en 2005, la Diputación, además, proporciona a cada uno de los ayuntamientos, independientemente del marco de financiación, el servicio de Teleasistencia sin coste para los municipios. Este servicio es gestionado a través de Cruz Roja Española. 

Así mismo, la Diputación mantiene desde el año 2013 la convocatoria dirigida a ayuntamientos titulares de Centros Infantiles de la provincia no incluidos en el programa Crecemos para financiar gastos corrientes ocasionados por el funcionamiento de dichos Centros, por importe de 90.000 euros. 

La Institución, asimismo, mantiene la convocatoria de ayudas económicas para el fomento de la natalidad. En 2018 se destinaron 72.552,5 € con este fin.

Todo ello, con el objetivo de facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral en los municipios de la provincia para mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en el medio rural, dando respuesta a las nuevas necesidades e intentando proporcionar y adecuar los recursos que ayuden a fijar población en la provincia de Palencia. Además, contribuye a la creación de empleo y apoya a las mujeres víctimas de violencia de género priorizando el acceso de sus hijos al centro infantil.

 
Publicado en Últimas noticias

Los frisos, portadas, canecillos, capiteles, pinturas murales e incluso pilas bautismales románicas dejan poco espacio a la imaginación, cuando se trata de averiguar cómo se concebía el infierno en tiempos del románico. Las más que explícitas figuras talladas por los canteros medievales, debieron horrorizar a las gentes de la época y hoy siguen captando la atención de propios y extraños, tal y como ha podido demostrarse durante la vigésima edición del curso de Las Claves del Románico, organizado por la Fundación Santa María la Real, que ha contado con la participación de casi 80 alumnos, llegados de diferentes puntos de España e incluso del extranjero.

A lo largo de tres jornadas, guiados por siete expertos investigadores, se han adentrado en el infierno románico para comprobar, como apuntaba Miguel Cortés de la Universidad de Castilla - La Mancha, que debía ser un espacio cuando menos ruidoso y ajetreado. Y, es que, en época medieval, “nadie era ajeno a la amenaza del castigo eterno”. La creencia en el infierno futuro se popularizó en el siglo III, alentada por teólogos, monjes y, cómo no, por los canteros y artistas medievales. Escenas como la del friso de la abadía de Santa Fe de Conques en Francia, prolijas en detalles escabrosos, dan fe de ello y nos invitan casi hasta a escuchar los gritos, el rechinar de dientes, las cadenas o los lamentos de los condenados a penar o a arder eternamente en el infierno. No es de extrañar, pues, señalaba Pedro Luis Huerta, director del curso, que “para el hombre de aquella época la existencia del demonio era tan real como la vida misma”. 

Pero, ¿quién era realmente Satán? José Luis Alonso, de la Universidad de Valladolid, nos da la clave “los predicadores potenciaron la idea de que el mal proviene de los demonios o fuerzas del mal, ángeles creados por Dios como espíritus de luz, pero que por su soberbia fueron castigados y arrojados al infierno”. Tanto se interiorizó y se popularizó la imagen del diablo en el románico, que llegó a adquirir múltiples formas y representaciones, inspiradas, como comentaba Ángela Franco del Museo Arqueológico Nacional, no solo en la Biblia, sino también en fuentes apócrifas. Así, por ejemplo, en la portada de la ermita de Santa Cecilia en Vallespinoso de Aguilar, lo vemos como un ser cubierto de escamas, con pezuñas y una especie de cresta, mientras que en los capiteles del pórtico de Rebolledo de la Torre, se asemeja más a un gallo malhumorado; serpientes, monos, dragones, bestias o máscaras de ultratumba también han servido para representar al maligno, que, en ocasiones se ha identificado con el enemigo más cercano, así, por ejemplo, “los bizantinos empezaron a representar el infierno como un etíope negro musculoso, de grandes dimensiones, con una gran cabeza de aspecto feroz, por cuya boca los condenados eran enviados al abismo”, recordaba Miguel Cortés.

A identificar a los “condenados” nos ayuda Agustín Gómez de la Universidad de Málaga, quien en su intervención aludía al esquema trifuncional de la sociedad medieval, divida en “quienes oran, quienes combaten y quienes trabajan”, esto es, monjes, caballeros y labriegos. Cada uno de estos órdenes sociales, explicaba, solía asociarse a unos vicios concretos, “el clero pecaba de simonía, usura y gula; los caballeros de soberbia; los campesinos y comerciantes, de lujuria y usura”. ¿Qué ocurría con el resto de la sociedad, con quiénes no pertenecían a ninguna de estas tres categorías? Eran los excluidos, condenados irremisiblemente a los infiernos. Gómez los divide en cuatro grandes grupos: por su trabajo, profesiones consideradas indignas, relacionadas en muchos casos con el dinero, como los acuñadores de monedas o los pañeros; por género u orientación sexual (mujeres, homosexuales, seres deformes); por religión o etnia (paganos, judíos, negros, musulmanes…) o por carecer de oficio reconocido (pobres, lisiados, enfermos, juglares…).

A tenor de lo explicado, nadie escapaba, pues, a las tentaciones del maligno y a los suplicios del infierno y, por lo tanto, era frecuente, como argumentaba José Luis Hernando de la UNED, que el hombre medieval se pertrechase de todo tipo de amuletos, talismanes y artefactos para ahuyentar al mal. “Su variedad fue enorme, aunque en las culturas clásicas predominaron los falos y las higas, objetos de enorme capacidad para neutralizar el mal de ojo y los hechizos. Nuestros antepasados creían que el mal de ojo, secaba fluidos como la sangre, la saliva, la leche o el semen, y una de las maneras de encararlo por las bravas era mostrándole un órgano sexual, a ver si se entretenía y perdía comba”, comentaba.

La figura del maligno adquiere pleno significado al enfrentarla a la Bondad divina, la eterna lucha entre el bien y el mal, plasmada en innumerables ocasiones en la oposición entre santos y demonios, analizada por Francisco de Asís García de la Universidad Autónoma de Madrid. “El cristianismo empezó siendo una religión contraria a idolatrar imágenes como reacción al paganismo”, explicaba Alejandro García Avilés, de la Universidad de Murcia, quien apuntaba que “desde el siglo IV, la evangelización suponía hacer que los demonios fueran expulsados de las estatuas a las que poseían”. Sin embargo, con el transcurso de los siglos, “acabó haciendo lo que condenaba hasta diferenciarse poco o nada de la religión pagana que comenzó combatiendo”.

Quienes no hayan podido asistir a la primera convocatoria del curso de Las Claves del Románico, pueden estar tranquilos, recordaba su director, porque tendrán una nueva oportunidad en la edición estival del 26 al 28 de julio.

 
Publicado en Últimas noticias
Lunes, 08 Abril 2019 13:47

Exposición

Exposición de pintura `Las estaciones vividas´ con obras de Salazar de Prado.

  • Fecha: Hasta el 30 de mayo
  • Lugar: Valentín Esfera (Aguilar de Campoo)
Publicado en Cultura

El Servicio de Juventud de la Institución Provincial continúa en su apuesta por la formación para los jóvenes de la provincia de Palencia. En esta ocasión a través de un nuevo Curso de Reciclaje de Socorrista en instalaciones acuáticas”.

La formación se desarrollará del 4 de mayo. El lugar de desarrollo tendrá dos sedes: La teoría se impartirá en el aula situada al lado de la biblioteca en la C/ Santa Bárbara, s/n. y la parte práctica en la Piscina Climatizada y SPA, Av. San Miguel, 61 de Guardo. El curso tiene una duración total de 8 horas y de desarrollará en horario de mañana y tarde: de 10:00-14:00, 16:00-20:00 horas. 

El precio del curso son 30 euros. Están exentos del pago de matrícula las personas que acrediten el percibimiento de renta garantizada de ciudadanía en su unidad familiar o de convivencia. Para la inscripción tendrán prioridad los empadronados con anterioridad al inicio de inscripción, en municipios de menos de 20.000 habitantes en la provincia de Palencia.

 Los interesados, que deberán contar ya con el título de o certificado de socorrista acuático, pueden inscribirse hasta el próximo 24 de abril a través de la sede electrónica de Diputación de Palencia http://sede.diputaciondepalencia.es; en los Registros Generales de la Diputación ubicados en la C/ Burgos, 1 en Palencia; en el Edificio ‘La Casona’ de Cervera de Pisuerga o a través de Ventanilla única del Ayuntamiento de Guardo.

 
Publicado en Últimas noticias

El viernes, 12 de abril concluye el plazo de admisión para el curso 2019-20 en la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) en la sección de Aguilar de Campoo.

Este año hay novedades importantes que nos cuenta en esta entrevista una de las profesoras, Cristina Díaz.

https://www.ivoox.com/plazo-admision-para-eoi-seccion-aguilar-de-audios-mp3_rf_34187366_1.html

Publicado en Audios

La Dirección Provincial de Educación ha licitado los trabajos para la reforma de la sala de calderas y cambio a gas natural en el edificio de la Residencia del IESO Montaña Palentina de Cervera de Pisuerga por importe de 90.433 euros.

El edificio de la residencia es de tres plantas, más planta bajo cubierta, más planta sótano, la estructura es de hormigón y forjados de bovedilla cerámica de cubierta inclinada de teja realizado en 1992.

El Centro cuenta con dos salas de calderas (una correspondiente a la residencia y otra al Instituto) y varias calderas de gasoil. Las que sirven al edificio de la residencia, tienen una antigüedad de 25 años y un elevado consumo de combustible, así como constantes averías. Es preciso sustituir estas calderas por otras de gas natural con mejor rendimiento, tal y como recomienda la auditoría energética encargada por el EREN referida a este Centro.

Las obras previstas son la acometida e instalación de gas natural, adecuación de la sala de calderas para dos calderas de condensación de gas natural, la instalación hidráulica correspondiente, el control y la regulación.

 
Publicado en Últimas noticias

La Junta de Castilla y León ha premiado 45 experiencias de calidad de centros educativos de la Comunidad desarrolladas durante el curso escolar 2017-2018, dentro de los cuales 6 pertenecen a Palencia. Los galardones se dividen en cuatro modalidades: centros distinguidos por su Plan de Calidad, mejores programas, mejores iniciativas y mejores prácticas. Los trabajos distinguidos se divulgarán en el Portal de Educación para difundir la labor de docentes, alumnos y comunidad educativa de cada una de las experiencias

La Administración educativa autonómica, a través del Programa de Mejora de la Calidad Educativa, fomenta la implantación de mejoras en los centros y servicios educativos de Castilla y León, al impulsar el desarrollo de experiencias de calidad

De esta forma, la Consejería de Educación, desde la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa, ha premiado a 45 centros educativos de Castilla y León por su trabajo en el ámbito de la calidad durante el pasado curso académico 2017-2018.

La provincia de Palencia cuenta con seis centros o servicios educativos galardonados, tres de los cuales pertenecen a la capital y tres al ámbito rural. El Colegio Público Juan Mena ha recibido el premio por su “plan de calidad”, el Colegio Filipense Blanca de Castilla ha sido premiado dentro de los “mejores programas de calidad”, en la categoría “mejores iniciativas de calidad” han sido premiados dos centros de la capital, el Colegio Público Marqués de Santilla y el CEIP Pan y Guindas, y el Colegio Público Tierra de Campos en Paredes de Nava, Por último, el galardón a las “mejores prácticas de calidad” se lo ha llevado el Colegio Público Castilla y León de Aguilar de Campoo.

Estos galardones persiguen premiar a los colegios, institutos, así como a servicios educativos, como los Centros de Formación e Innovación Educativa (CFIEs), su trabajo en el ámbito de calidad. De ahí que la Consejería de Educación haya establecido cinco modalidades: menciones honoríficas a personas, grupos o instituciones por sus aportaciones y/o trayectoria en materia de calidad educativa, mejores planes de calidad, mejores programas, mejores iniciativas y mejores prácticas.

La Consejería de Educación publicará los trabajos de los centros premiados en el Portal de Educación www.educa.jcyl.es para difundir la labor desarrollada por los docentes, los alumnos, así como la comunidad en defensa y mejora de la calidad. Además, los 45 galardonados recibirán el diploma acreditativo.

Progresión ascendente desde los inicios

Los centros y servicios educativos de Palencia trabajaron el pasado curso 2017-2018 de forma muy activa en elaboración de un total de 33 experiencias, de las 381 totales en Castilla y León.

Dentro de los distintos tipos de experiencias propuestos por los centros, sigue existiendo una clara preferencia por el desarrollo de planes de mejora, con el 81 %. Otras modalidades como la elaboración del catálogo de servicios (5 %), la elaboración de una autoevaluación del centro mediante el modelo establecido por la Administración educativa autonómica (11 %) o los sistemas de acreditación como el modelo de excelencia EFQM o normas ISO básicamente (3 %) son también los contenidos temáticos de sus programas.

Algunos de estos planes de mejora inciden en el trabajo de la lectura y comprensión lectora, nuevas metodologías para aumentar el interés y la motivación del alumnado, competencias básicas, fomentar el respeto por el medio ambiente, potenciar el pensamiento creativo y reforzar el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la inclusión, la igualdad de género y la convivencia, así como planes que contribuyen a la mejora de la calidad de la educación, entre otros.

 
Publicado en Últimas noticias