radio online

programas01fa copy

Escuchar ahora: Música PC

‘Valdavia Viva’ organiza una jornada sobre ganadería industrial porcina ante los nuevos proyectos presentados en la provincia

11 Feb 2020
251 veces

Ante el cúmulo de proyectos presentados de macrogranjas de cerdos, desde la Plataforma ‘Valdavia Viva’ se ha organizado unas nuevas jornadas sobre la ganadería industrial en la provincia de Palencia “con el fin de aclarar lo que significaría esta actividad industrial en las comarcas donde se implantase”.

El conocimiento de una extensa lista de proyectos relacionados con este sector industrial “pone en alerta a los habitantes de las comarcas del Pisuerga, Valdavia y Boedo Cervera de Pisuerga, Payo de Ojeda, Olmos de Ojeda, Prádanos de Ojeda, Dehesa de Romanos, Sotobañado, Herrera de Pisuerga, Sta. Cruz de Boedo, Espinosa de Villagonzalo y Naveros de Pisuerga entre otras son los blancos de un sector ávido de lugares poco poblados y Corporaciones fáciles de convencer La jornada se celebrará en Herrera de Pisuerga este 14 de febrero viernes a las 19:30 en la Casa de Cultura de la localidad. Para la ocasión intervendrán David Martínez, integrante de plataforma vecinal de la Bureba en Burgos contra las macrogranjas y Ramón Velasco en representación de la Plataforma San Miguel en Vivo de Valladolid”.

Desde ecologistas en Acción “pedimos una moratoria en la concesión de más licencias de este tipo. Hay que recordar que El 92% de las emisiones de amoníaco, gas de efecto invernadero, en España son originadas por la ganadería industrial sobrepasando desde hace años los límites permitidos en Europa; es a su vez un contaminante que contribuye a la acidificación del suelo, con consecuencias en la calidad del agua y los cultivos”.

Respecto a los purines hay que tener en cuenta que “entre todas las instalaciones sumarían más de 50.000 cabezas de ganado con una generación de más de 35.000 Tn de purines y una utilización intensiva de los escasos recursos hídricos de la zona”.

Finalmente, las zonas rurales que optaron por estas actividades “han seguido perdiendo población debido a que por un lado están prácticamente todas las tareas automatizadas y por otro lado ha perjudicado el tejido económico de servicios como el turismo o la agricultura o ganadería extensiva por los malos olores, la pobre calidad de las aguas y el ruido constante de vehículos”. 

 
Valora este artículo
(2 votos)