Imprimir esta página

Arranca el curso de Las Claves del Románico centrado en 'Satán y el submundo diabólico'

05 Abr 2019
243 veces

Más de 70 personas se dan cita estos días en Aguilar de Campoo para analizar la figura y la representación de Satán en los tiempos del románico. Participan en una nueva edición del curso de Las Claves del Románico, organizado por la Fundación Santa María la Real, en colaboración con la Diputación de Palencia y el Ayuntamiento de Aguilar de Campoo. 

La inauguración del curso ha tenido lugar esta mañana y corría a cargo de su director, Pedro Luis Huerta y de la alcaldesa de Aguilar de Campoo, María José Ortega.  El objetivo de las jornadas de este año, según explicaba Huerta es el de analizar “la figura del diablo y su representación en el arte románico, enmarcando estas imágenes demoniacas en las coordenadas ideológicas en las que fueron creadas, tanto en lo referente al pensamiento eclesiástico como a la mentalidad del hombre de aquella época”.

Recordaba el director del curso que, precisamente, hace 25 años la Fundación Santa María la Real organizó un seminario con la misma temática que tuvo mucho éxito y en esta nueva propuesta se abordarán aspectos que no pudieron tratarse en aquel momento. Por su parte, la alcaldesa de Aguilar de Campoo, agradecía el trabajo de la Fundación, porque “ha conseguido situar a la villa como un referente con una oferta cultural diferente, especializada y, lo más importante próxima y cercana”.

Algo que podrán comprobar a lo largo de tres jornadas los participantes en Las Claves, quienes a través de siete ponencias y dos salidas facultativas descubrirán como para el hombre medieval la existencia del demonio era tan real como la vida misma y sus acciones entraban en el ámbito de lo cotidiano. ¿Cómo? Pedro Luis pone algunos ejemplos: “en ocasiones – apunta - sus malas artes provocaban el rechazo ante el futuro destino del alma en el más allá, mientras que en otras su presencia era requerida mediante conjuros, hechizos y otras facetas de la nigromancia”.

Siete ponencias y dos recorridos por el entorno 

Así, se abordarán aspectos como la relación del demonio con otros los endemoniados o los santos; las diferentes formas que adoptaba el diablo; sus poderes o los antídotos para combatir su mal. Otra cuestión que será ampliamente analizada durante las sesiones será la morada del demonio que, tal y como comenta el director del curso, “también cobró un interés especial en el medievo, dado que a la inquietud que suponía el miedo a una condena eterna, se añadían los suplicios que se aplicaban en el infierno”. Surgió, así, un “auténtico submundo en el que Satán y su caterva de demonios atormentaban con toda clase de tropelías a los desdichados que caían en sus garras”. Para combatir ese poder maléfico, las gentes del románico “se proveyeron de eficaces antídotos en forma de amuletos, talismanes y otros artefactos”.

Las intervenciones de los expertos se verán completadas con los recorridos guiados por los templos de Pozancos, Rebolledo de la Torre, Vallespinoso de Aguilar y Barrio de Santa María, donde los participantes podrán comprobar cómo representaron esa inquietud por Satán y el submundo diabólico los canteros y escultores medievales. Recordaba además el director del curso, que quienes no puedan asistir a esta primera convocatoria, tendrán una segunda oportunidad del 26 al 28 de julio.

 
Valora este artículo
(0 votos)